El incendio de las redes sociales que ayudó a los bomberos en la Victoria

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

a27a3b73d355048c6bab885897085f62_XL

Las redes sociales dieron un ejemplo de solidaridad y se unieron para pedir ayuda a los bomberos que enfrentaban el fuego por más de 20 horas.

¿Hasta qué punto puede acercarse el mundo virtual con el mundo físico? ¿Cuál es la línea que se traza entre una cosa y otra? ¿No pueden para nada juntarse? ¿Un problema en un lado es una cosa mientras que en el otro es distinto? ¿Los dos mundos no se relacionan? Y si alguien quisiera colaborar con el bien de uno ¿Debería hacerlo desde el mismo lado?
Preguntas, siempre preguntas, siempre respuestas encontradas, distintas, debatibles, polémicas. Preguntas, siempre preguntas, casi nunca respuestas. Casi siempre la misma respuesta; no se puede, no es posible, si alguien quiere apoyar en el mundo físico debe de estar físicamente en el acto.
Pero no, las redes sociales, quizá por primera vez en este país (o quizá por primera vez con tanta fuerza en este país) han demostrado que su poder puede trascender las pantallas e instalarse en el corazón de toda una nación, en la consciencia de todo el mundo. El mundo físico pedía una ayuda y el mundo virtual lo ayudó en busca de la respuesta. ¿Pero cómo? Aquí se lo contamos.

La velocidad de la luz queriendo apagar un incendio

Todo comenzó el martes 10 de diciembre cuando se detectó un incendio en un edificio en el distrito de La Victoria. Un edificio de 5 pisos el cual tenía un almacén de llantas en el primer piso se estaba incendiando. El aire peinaba al humo llevando su rastro (y extendiéndolo) hacia distintos lados. El incendio podìa verse desde muchos distritos de la capital.
Programas de radio, de televisión, todo el país pasaba en vivo esta tragedia que cada segundo iba incrementándose, por un instante parecía que todo había acabado. Pero no.
El incendio siguió hasta el siguiente día, 20 horas al menos tratando de apagar un incendio, bomberos voluntarios, personas que tienen otros trabajos y que abandonan los suyos para venir a hacer un trabajo extremadamente noble y gratuito. 20 horas, apagando un incendio, 20 horas, todavía no se acababa.

Entonces sucedió

Como ya era costumbre, el problema se comentaba de igual manera en redes sociales; facebook, twitter. Todos estaban enterados. Todos hablaban del incendio, pero ¿Y los bomberos?
Ellos estaban todo el día, muchos de ellos ni siquiera habían dormido. 20 horas sin descansar tratando de apagar un incendio, que si te duermes crece, que si te duermes vas a tener que apagarlo de nuevo, trabajar el doble, que si te duermes crece, avanza, te quema. No se puede pausar un incendio para ir a dormir, no se puede pausar un incendio para comer un poco, no se puede pausar un incendio por nada, el fuego te llama y tú tienes que acudir a él; para apagarlo.
20 horas. Bomberos cansados fuego casi extinto. ¿Qué pasará con los bomberos? ¿Han comido algo? ¿Han regresado a casa? No, siguen y siguen ahí y aunque la mayoría sólo piense en el incendio ellos seguirán ahí.

Hay que ayudarlos. Hay que hacer algo para ayudarlos

Los comentarios comenzaron a volverse en preguntas. Los comentarios comenzaron a volverse en peticiones de ayuda. En reclamaciones para que empresas puedan ayudar a los bomberos. Poco a poco todos se iban uniendo a la marcha, solidaridad por los bomberos decían; solidaridad. Hay que ayudar todos. Una de las principales cabezas que fomentó (o hizo popular) esta avalancha de peticiones fue la actriz Mari Pilli Barreda:
Mari Pili Barreda @MariPiliBarreda
«¿Saben que los bomberos se deshidratan durante un incendio por las altas temperaturas que enfrentan? si estás cerca de ellos, dale algo de tomar»
Mari Pili Barreda @MariPiliBarreda
@BembosOficial @mcdonaldsperu u otra cadena de comida solidaria ¿Alguno podría llevarle algo de comer a los @bomberos por favor?

Y empezaron a llegar las respuestas:

Bembos @BembosOficial
@MariPiliBarreda la ayuda está en camino! Estamos enviando hamburguesas y papas para nuestros @bomberos en La Victoria.
Y no fueron los únicos. Poco a poco empezaron a pedir más personas a más empresas y las empresas poco a poco iban respondiendo y ayudando. Iban mandando productos. Los bomberos cada vez tenían más ayuda. Cada vez les llevaban más cosas; comidas, bebidas, frutas, etc.
Hasta los comerciantes de la misma zona y del mercado de frutas que quedaba cerca del incendio mandaron alimentos y bebidas para estos grandes trabajadores.

Furor en las redes sociales

Las empresas iban apoyando y los usuarios seguían solicitando. Al final todo se convirtió en una fiesta. El incendio terminó y los bomberos se convirtieron en los personajes de las portadas de todos los diarios y de todos los muros y perfiles de facebook, en lo más comentado del twitter. La gente demostraba su humanidad y su solidaridad y aunque nos cueste decirlo, eso pasa muy pocas veces, y precisamente porque pasa pocas veces (sobre todo en los momentos más difíciles) había que celebrarlo. Era casi una fiesta nacional. La celebración más que al incendio era a los bomberos. Y no sólo a los que acabaron aquel incendio de La Victoria, sino a todo el cuerpo que cada día nos ayuda en todo. Que cada vez que lo llaman avanza, y que lamentablemente el estado y cada uno de nosotros al final deja de lado.
Pero esta vez no fue así.

Lluvia de provisiones

Entre las empresas que colaboraron con los bomberos estaban Bembos, Beberash Iced Tea y Coca-Cola.Al igual que los propios vecinos y mercaderes que trabajaban cerca del lugar, incluso se dijo que una señora vino desde la molina trayendo bebidas y comidas para los bomberos.Hay imagenes en las que se ven a bomberos con sus productos donados y otras en las que están tomando desayuno.
Al día siguiente se les propone como personajes del año por las redes sociales y algunos medios y llenan de orgullo y de alegría a todo el país. Los agradecimientos respectivos a las empresas que ayudaron y fiesta total.
Los bomberos son queridos desde todas las partes de Perú. Algunos reclaman que esa ayuda debió venir más bien por parte del estado y no de empresas privadas, que deberían pensar en ayudarlo y no esperar que sean otros quienes lo hagan. Algunos reclamaron también que no siempre sea así y exigieron que vuelva eso siempre.
En cualquier caso, el bando iba hacia los bomberos. Héroes nacionales. Héroes de casco y de traje puro. Personajes nobles, ángeles que luchan por nosotros cada día. Las redes sociales demostraron esta vez cuánto pueden hacer y cuánto es su poder realmente, y aunque seguramente falta mucho aún, esperamos que se repita de nuevo.

Déjanos un Comentario: