¿Desaparecerán los libros por las tablets?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

tablet-libro

En los últimos años y conforme pasa el tiempo se ha venido masificando cada vez más el uso de las tablets, tanto así que han dejado de ser un dispositivo “curioso” o “exclusivo” para convertirse  dispositivos que poco a poco se van haciendo de uso común. Sus fines van desde los prácticos (aplicaciones útiles para el trabajo, por ejemplo) hasta los de entretenimiento, como es el caso de los juegos, música, vídeos y también, por qué no, la lectura. Basta con descargarse o comprar libros en formato electrónico, más conocidos como “e-books”, para poder visualizarlos en la pantalla de la tablet y así evitarse el tener que cargar con una gran cantidad de libros. Sin embargo ¿eso significa que desaparecerán los libros por las tablets?

Entre los beneficios que tienen las tablets a la hora de leer un libro, como se dijo, el beneficio más saltante a la vista es el de la portabilidad. El tamaño y grosor de una tablet (sobre todo su grosor) es bastante menor al de un libro, por lo cual es mucho más sencillo llevar una tablet que un libro a la hora de viajar, por ejemplo. Asimismo, en una tablet pueden caber miles de ebooks, al contrario que los libros, que necesitarían muchísimo más espacio para almacenar la mitad de libros que una tablet.

Otra de las ventajas, y quizá una de las más importantes, es que una tablet puede ser multifuncional. Es decir, que una tablet no solo sirve para leer un libro, sino que además puedes oír música en ella, conectarte a Internet, chatear, entrar a las redes sociales, descargar información, ejecutar aplicaciones, etc., y todo simultáneamente. Finalmente, una más de los aspectos relevantes en cuanto a las tablets es que, a la larga, son mucho más económicas que los libros, pues, a pesar de que el dispositivo sea mucho más caro, la cantidad de libros que se pueden descargar y comprar terminan siendo mucho más baratos que si uno los comprara en su formato físico.

Pero, si un libro solo sirve para ser leído, es menos portable, es más caro y menos funcional, ¿qué ventaja podría tener? Su propia naturaleza: el ser un objeto físico. Pues en un contexto en que “lo digital” salea relucir, con sus costos bajos, su multifuncionalidad y su portabilidad, los elementos físicos, reales y “tangibles” cobran un valor adicional, como es en el caso de los discos de vinilo y la música en mp3. Además, el libro tiene la particularidad de acercar al lector mediante cuatro de los cinco sentidos: vista(al leerlo), tacto(al tocarlo), oído (al oír cuando se pasan las páginas) y olfato (al olerlo, pues sí, un libro tiene su propio olor). La relación entre el lector y el libro es mucho más profunda que con un ebook en una tablet. El libro es único y personalizable (si le cae un poco de café a los bordes, si te lo autografiaron, si se le salió una hoja). El ebook es un archivo.

Es posible que el “consumo” de libros se reduzca, pero es muy difícil que terminen por desaparecer. La experiencia única de leer un libro “con los cinco sentidos”, al menos por ahora, parece mantenerse vigente y tener para mucho tiempo. En otras palabras, ninguno desaparecerá por ninguno; ambos coexisten y coexistirán al menos por un bue tiempo más. Entonces, lector, aún no botes aquél estante.

Déjanos un Comentario: